Obras de restauración

Restauración de la Plaza de la Naturaleza y la Sala Hipóstila

La singularidad histórica, arquitectónica y artística del Park Güell fue reconocida en 1969 por el Estado español, al ser declarado monumento de interés cultural.

En 1984, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) fue más allá, y lo declaró Patrimonio de la Humanidad, distinción que se otorga a todos los espacios naturales y bienes culturales del mundo de gran valor que deben protegerse para garantizar su conservación y que las generaciones futuras puedan seguir disfrutándolos.

Esta misión no se podría llevar a cabo sin un trabajo constante de conservación, restauración y protección de este bien de interés cultural.

En ocasiones estas obras pueden alterar de alguna forma la visita, no obstante, son imprescindibles para mejorar el estado y preservación del patrimonio del parque.

Así, tras meses de actuaciones que han afectado principalmente al emblemático banco de la Plaza de la Natura y a la Sala Hipóstila, estos trabajos están a punto de llegar a su fin, y se encuentran concentrados en una pequeña parte de la Sala Hipóstila.

Estas actuaciones de mejora quedan enmarcadas en el Plan de Obras en el Patrimonio Arquitectónico, Patrimonio Natural y entorno del Park Güell, a partir del encargo de la Comisión de Gobierno del Ayuntamiento de Barcelona. En concreto se dio luz verde a diez proyectos, que forman parte de los que gestiona B:SM por encargo del Ayuntamiento dentro del marco de la regulación de acceso al recinto, y que se impulsan conjuntamente con el Área de Ecología, Urbanismo y Movilidad y los Distritos de Gràcia y Horta-Guinardó. En total, este paquete global dispone de una aportación de 10,6 millones de euros.

 

Restauración de la Plaza de la Naturaleza y la Sala Hipóstila